Mundo

Mejora tu futuro financiero: guía para comenzar a invertir con éxito

 

Según la OCDE, menos del 1% de la población mexicana invierte en algún instrumento financiero y sólo el 20% planea y registra sus movimientos financieros. En contraste, el 70% muestra un total desconocimiento y desinterés sobre el tema, según datos de la INCyTU.

Existe la creencia generalizada de que ahorrar o depender únicamente de una AFORE son garantías de estabilidad financiera a largo plazo. Sin embargo, sólo el 11% de los trabajadores de la economía formal en México están seguros de poder vivir con sus ahorros para la jubilación, según datos del Centro de Opinión Pública (COP).

Además, la falta de conocimientos financieros dificulta tomar las mejores decisiones al administrar el dinero. Guardar los billetes bajo el colchón puede resultar contraproducente, ya que implica un desafío llamado «inflación». Por ello, es esencial comprender que para hacer crecer el dinero es necesario adoptar diversas estrategias de inversión.

“Comenzar a invertir marca el inicio de un camino hacia la estabilidad financiera; cada inversión es una apuesta hacia un mejor futuro económico”, considera Gonzalo Abalsamo, CEO y cofundador de Simplestate.

Pero ¿cuáles son los primeros pasos para realizar una inversión?

1. Estudiar las opciones: Investiga diferentes clases de inversiones y evalúa sus características para alcanzar tus objetivos de rendimiento, riesgo y plazo. Es crucial tomarse el tiempo para realizar un análisis exhaustivo y tomar decisiones informadas para construir una cartera de inversiones que se ajuste a tus necesidades y objetivos financieros.

2. Determinar la cantidad a invertir: Es fundamental tener claro cuánto dinero se destinará a las inversiones para mantener el control de cada presupuesto. Para ello, empieza por reconocer tus gastos fijos, como la renta o la hipoteca, servicios públicos, seguros y préstamos.

Después, toma en cuenta tus gastos variables, como alimentos, transporte, entretenimiento, y así calcula un porcentaje apropiado de tus ingresos destinado a cubrirlos. Establece un fondo de ahorro de emergencia, lo más recomendable es guardar entre tres y seis meses de gastos para cubrir emergencias inesperadas.

Tras asegurar estos gastos considera destinar una parte de tus ingresos a la inversión. El porcentaje que desees invertir dependerá de tus objetivos financieros. Por último, revisa periódicamente tu situación financiera y ajusta tus estrategias de inversión según sea necesario.

3. Establecer metas financieras y de ganancia: La planificación de metas es crucial para dar un rumbo a tus finanzas. Primero, es necesario identificar tus metas y asegurarse que sean específicas y alcanzables. Luego, asigna plazos, evalúa los recursos disponibles y prioriza tus metas según su importancia.

Revisa y ajusta tus metas regularmente para poder adaptarse a cualquier cambio. La flexibilidad también es clave, ya que te permitirá planificar y dirigir tus esfuerzos de manera más eficiente y alcanzar tus objetivos financieros con éxito.

4. Diseñar un plan: Define un plan que incluya el plazo de la inversión, el rendimiento esperado y los instrumentos de inversión a utilizar.Al desglosar cada objetivo financiero en un plan de acción detallado permitirá avanzar de manera organizada y controlada.

Cinco opciones para invertir tu dinero:

1. CETES (Certificados de la Tesorería de la Federación): Invertir en CETES significa adquirir certificados de deuda emitidos por el gobierno mexicano a través del Banco de México. Estos cuentan con respaldo gubernamental y, aunque no pagan intereses periódicos, al vencimiento reciben el rendimiento pactado.

Los CETES brindan seguridad, acceso sencillo y liquidez, lo que significa que puedes obtener tu dinero fácilmente al vencimiento de su plazo.Sin embargo, en comparación con otros instrumentos de inversión, ofrecen rendimientos que suelen ser bajos. Por lo que estos rendimientos a menudo no superan la inflación, lo que podría reducir el poder adquisitivo de los ahorros con el tiempo.

2. Fondos de inversión: Implica colocar dinero en un fondo administrado por profesionales que conocen una variedad de activos. Ofrecen diversificación instantánea, gestión profesional y acceso a mercados difíciles de alcanzar. Los costos y el riesgo varían según el fondo.

Los fondos de inversión ofrecen ventajas como la diversificación del riesgo al invertir en diferentes activos, la gestión profesional por parte de expertos y opciones para todo tipo de inversores. No obstante, también tienen desventajas, como las comisiones y otros costos asociados, y la posibilidad de que los rendimientos varíen según las condiciones del mercado.

3. Compra y venta de divisas: Es una opción de inversión que implica comprar y vender monedas de diferentes países. Sus valores fluctúan debido a cambios en los mercados, ofreciendo oportunidades de rendimiento.

Este tipo de inversión ofrece ventajas como alta liquidez, oportunidades de ganancias en diversos mercados y disponibilidad 24/7. Sin embargo, sus principales desventajas son que conlleva un riesgo elevado debido a su volatilidad, lo que pueden significar pérdidas considerables en poco tiempo y requiere de conocimientos y habilidades de análisis técnico más especializados para tener éxito.

4. Criptomonedas: La adquisición de criptomonedas se efectúa de forma segura mediante plataformas digitales. Cada transacción queda registrada de manera inalterable. La inversión implica comprar unidades de criptomonedas con una cantidad específica de dinero y venderlas a un precio más alto cuando la demanda aumente.

Las criptomonedas ofrecen ventajas como altos rendimientos, acceso global y participación en tecnologías emergentes como blockchain. Sin embargo, presentan desventajas como alta volatilidad, regulación incierta y riesgo de seguridad.

5. Bienes raíces: Invertir en el sector inmobiliario es una de las alternativas más confiables y ofrece una variedad de beneficios pues proporciona ingresos mensuales estables, lo que puede aumentar la capacidad de ahorro y la seguridad financiera. Sin embargo, también puede obtener baja liquidez frente a una recesión económica.

“Los bienes raíces tienden a aumentar de valor con el tiempo, lo que ofrece un retorno de la inversión a largo plazo y protege las inversiones de devaluaciones. También ayudan a la diversificación de la cartera, lo que puede proteger a los inversores contra la volatilidad económica», señala Gonzalo Abalsamo.

Actualmente, es posible invertir en propiedades de manera fraccionada, en pesos y dólares a través de plataformas como Simplestate, empresa que brinda la oportunidad de participar en desarrollos inmobiliarios en los Estados Unidos, desde México. De esta manera, los inversores pueden obtener ingresos al poseer una fracción de un inmueble, lo que garantiza rendimientos seguros ya que se adquiere los inmuebles antes de listarlos en su plataforma.

Otra ventaja significativa es que no se necesitan grandes cantidades de dinero para invertir, ya que es posible ingresar al mercado inmobiliario con tan solo 100 MXN, permitiendo a los pequeños y medianos inversionistas entrar al mundo del real estate y obtener rendimientos en moneda extranjera de la mano de Simplestate.

Por último, pero no menos importante, es crucial que la población utilice la educación financiera como una llave que les permita mejorar su estabilidad económica, permitiéndoles planificar y mantener inversiones seguras y más exitosas.